Monos Locos, el juego infantil de destreza más divertido

Si estás buscando un juego de mesa divertido para jugar en familia con niños, es muy probable que hayas oído hablar de Monos Locos.

Se trata de un clásico juego infantil de destreza donde los jugadores compiten para evitar que los graciosos monos de peluche que pueblan un árbol se caigan al suelo.

¡Ganará aquél que demuestre tener el pulso más firme!

Este juego de Mattel Games, una de las editoriales de juegos de mesa más reputadas, es muy sencillo de aprender pero a la vez gran generador de risas cuando los traviesos monos se precipitan al vacío.

Además, al no requerir lectura es ideal para que puedan participar los niños más pequeños.

Monos Locos es un juego de mesa familiar que ha sido galardonado con el premio al Mejor Juego Infantil en los Spiel des Jahres 2011, los premios más prestigiosos del sector.

Cómo se juega a Monos Locos

monos locos juego de mesa

La dinámica del juego Monos Locos es muy sencilla. Consta de un árbol de plástico con agujeros donde inicialmente se insertan unos palitos de colores formando una especie de red.

Dentro de esta red se colocan unos simpáticos monos de peluche. Por turnos, los jugadores deberán ir extrayendo los palitos siguiendo el color indicado en un dado que se lanza antes de cada turno.

¡Pero cuidado! Al ir retirando los palos, la red se desestabiliza y algunos traviesos monitos pueden precipitarse al suelo. Aquel jugador que al final de la partida tenga menos monos caídos, ¡gana!.

Tiempo medio de partida y Número de Jugadores

Las partidas de Monos Locos suelen durar alrededor de 15 minutos, aunque esto puede variar según la destreza de los participantes.

Este juego está indicado para entre 2 y 4 jugadores a partir de los 4 años de edad, por lo que es ideal para divertirse en familia con niños pequeños.

Consejos de estrategia para ganar a Monos Locos

Aunque parece un juego puramente de suerte y destreza, en realidad existen algunas estrategias para optimizar tus posibilidades de victoria en Monos Locos:

  • Observa bien la red de palos antes de extraer uno, para detectar posibles puntos débiles por donde podrían precipitarse los monos.
  • Extrae los palos con cuidado y lentamente, controlando en todo momento los movimientos de los monitos.
  • Cuando te toque palo de un color con muchas opciones, ve probando de una en una para minimizar riesgos.
  • No te confíes si llevas muchos turnos sin que se caiga ningún mono, la red se va debilitando.

Expansiones y variantes del juego

Debido al éxito comercial de Monos Locos, Ravensburger ha publicado algunas expansiones y variantes:

  • Monos Locos Junior: Versión simplificada para niños a partir de 3 años, con piezas y reglas más sencillas.
  • Monos Locos Party: Incluye dos árboles para jugar dos partidas simultáneas y doblar la diversión.
  • Monos en la Jungla: La temática cambia a una jungla, con nuevas piezas y animales.

Mi reseña de Monos Locos

Personalmente, Monos Locos me parece un juego muy recomendable para pasar un rato divertido en familia. Destaca por sus simpáticas piezas que cautivan a los más pequeños, así como por unas reglas intuitivas de rápido aprendizaje.

A los adultos nos gusta por esa tensión constante de intentar que no se precipiten al vacío esos traviesos monitos, algo que nos hace reír y sufrir a partes iguales. Y es que cuando menos te lo esperas, ¡zas! Se cae un puñado de monos de golpe incrementando la diversión.

Por tanto, si buscas un juego apto para todas las edades desde los 3 años con una mecánica sencilla pero muy original, te animo a que le des una oportunidad a Monos Locos.

Cómo jugar a Monos Locos [Vídeo]

Como has podido comprobar, aprender a jugar a Monos Locos es realmente sencillo. Sólo requiere colocar bien todas las piezas inicialmente y después, ¡a retirar palitos con cuidado y mucha destreza!

Espero que esta guía completa sobre Monos Locos te haya resultado útil. Si tienes alguna otra duda, no dudes en preguntarme en los comentarios.

Scroll al inicio